Un chico en la ciudad

Mi lista de propósitos para la vida

¿Te ha pasado que cuando sales de un túnel ves tanta luz que no sabes que hacer con ella o para que sirve?
Bien, pues justo ese sentimiento fue el que tuve al iniciar 2018, desde un par de semanas antes de que se terminara el 2017 me di cuenta que estaba saliendo de ese túnel en el que había pasado casi dos años de mi vida, principalmente por la tristeza causada por mi ruptura (de la que ya me da mucha hueva hablar) y por toda la serie de cambios que se suscitaron a partir de ese acontecimiento; el cambio de casa, de trabajo, de amigos, de carácter y de actitudes.

Hablar con gente nueva me abrió el panorama bastante y me confronto conmigo mismo, recuperar amistades del pasado que siempre estuvieron ahí y que no lo note también me dieron otro panorama de la vida. Finalmente siento que tuve consciencia sobre las cosas que realmente quería o necesitaba. Cada año procuraba hacer una lista de «propósitos»  y eventualmente durante el transcurso del mismo veía de reojo si los estaba cumpliendo o no, sin embargo este año no tuve ganas de hacer ninguna lista o de proponerme algo en especifico, simplemente pensé que la mejor idea era fluir y ver que pasaba. Sin embargo estas semanas no me he sentido del todo contento con esa idea, (siento como que algo me hace falta) he tenido momentos de reflexión y constantemente me pregunto -¿qué quieres?- y hasta hace algunos días realmente no tenía una respuesta fue entonces hasta que en uno de esos momentos que me volví a preguntar y simplemente salió de mi boca una palabra que tenía mucho que no pronunciaba… PAZ. Fue así como entendí que lo que necesito y lo que quiero es eso; paz y no paz mundial, sino paz interior, tranquilidad, calma, simplemente paz.

Después de darme cuenta de que eso es lo que quiero y lo que necesito, pensé en todo lo que tenía que hacer para obtenerlo, analizar cada cambio en mi vida que tenía que realizar para lograr esa paz que tanto estoy buscando. No ha sido una tarea sencilla porque eso significa hacer un verdadero compromiso conmigo y obviamente tener la disposición para lograrlo. Quiero compartir una lista muy personal sobre las cosas que me propuse hacer para obtener esa paz y quiero resaltar algo; esta no es una lista de propósitos de 2018, creo que esta lista tiene un significado mucho mayor, es una lista para SIEMPRE, una lista que quizá puede ser modificada con el tiempo pero que eso también traerá un compromiso a largo plazo, por eso razón la titule «Mi lista de propósitos para la vida» y aquí está:

  1. Ser honesto, nada como descubrir que te haz estado mintiendo sobre la persona que eres o la que quieres ser. Primero serlo conmigo, hablar de mi y de lo que realmente soy, con las cosas buenas, las malas y sobre todo ser autocrítico, este descubrimiento me llevará a ser honesto con todos los que me rodean y decir lo que siento de una forma consciente.
  2. Cuidar lo que digo, a veces exagero con la honestidad, me ha pasado que escupir mis pensamientos me han traído consecuencias muy lastimosas, estoy practicando hacer un análisis sobre lo que digo y tener en cuenta si es sumamente necesario o si generará un conflicto, no es que que este conformándome, simplemente entendí que hay cosas que es mejor dejar ir.
  3. Aprender a escuchar, contrario a mi necesidad perpetua por decir lo que pienso está la contraparte, puedo escuchar pero eso no significa que estoy entendiendo lo que se me dice o que lo estoy procesando, en un ejercicio por ser más empático es relevante escuchar y entender lo que el otro dice, principalmente la gente que es cercana a mi o que tiene mucho más valor simbólico.
  4. Dejar ir, sin sufrir tanto, el año pasado me desprendí de muchas personas, soy super aferrado, me pesa realmente cortar de tajo con alguien, en realidad me hace sufrir y me puede tener muy triste por varios días, este proceso de desprendimiento ha sido más constante y estoy lidiando con el desapego, quiero disfrutar mejor los momentos que tengo con mis cercanos pero también trabajar en entender que si eso se termina puedo atesorar las cosas buenas sin pasar por un proceso de duelo tan extenso que me quite el sueño.
  5. Ser agradecido, se me había olvidado dar las gracias, me había clavado en enojarme, en sufrir o en pensar en las mil formas de venganza que podría llevar a cabo, sin embargo, al final de los días eso solamente me consume y no me ha dejado nada bueno, así que decir gracias por lo dado será parte de mi rutina de ahora en adelante, no importa si hubo muchas cosas malas seguro hay algo que puedo reconocer como aportación a mi vida.
  6. Reconocer, por último y no menos importante, reconocer desde una postura imparcial lo sucedido, me había pasado que disculpaba las acciones de los demás hacía mi o justificaba lo que yo hacía aunque fuera lastimoso, he renunciado a eso, como decía en el primer punto, ser honesto también es reconocer en donde estoy y ser libre para decir sobre el otro lo que para mi es una verdad.

¿Será a caso esta lista una nueva oportunidad para descubrirme por dentro o para mejorar mis relaciones, mis amistades y en general la forma en la que me desenvuelvo?

Felices años a partir de ahora.

A.

Leave a Reply