Un chico en la ciudad

Los dates más desastrosos que tuve

Creyendo en el amor de nuevo ¿verdad? Mi regreso a las apps de ligue como esperanza para esta vez enamorarme chingón. Como ejercicio de reflexión, nunca está de más recordar los dates más horribles y la situación en la que me pusieron. ¡Qué oso! 🐻

El vato que siempre quería helado

Técnicamente no era un date, era un dude con el que solamente me acostaba pero de la noche a la mañana se empezó a poner medio intenso y a mandar su lista de requisitos para que nos viéramos, la más extraña, después de coger siempre quería helado🍦, terminábamos atascándonos en una heladería que estaba cerca de mi casa. Esto con el tiempo me dio mucha hueva, tbh, no podía con eso, ¡dude, vienes coshamos y te vas!

El dude con múltiples personalidades

Esta anécdota me da mucha risa, era un morro que tenía como 5 años más que yo, entre las historias que me contó era que no podía terminar una licenciatura porque no se decidía, llevaba 4 escuelas. Otra que el depa que compartía con su roomie no tenía paredes por lo tanto si el coshaba con alguien pues su roomie también veía (incluso me invito a su depa 😰) Nuestro date termino con un – nunca te volveré a ver ¿verdad – A lo cual respondí – probablemente no –

El contador intenso con fijación por las enchiladas: ¡Ay no, qué oso!

Total que fuimos a desayunar un sábado por la mañana, entre todo lo que hablamos me dijo que amaba las enchiladas y que no había nada más delicioso que eso (obviamente pidió unas) lo malo de todo esto fue cuando empezó a criticar lo que yo estaba comiendo 😩 empezó a intensear tanto que me puse súper nervioso, deje de hablar y salí huyendo de ahí. Jamás en la vida hemos vuelto a hablar.

El hotelero que me pidió matrimonio en la primera cita.

La neta fue un buen detalle y estuvo súper padre que dejara todo en claro desde un principio pero era mi primer date después de un buen de tiempo de ni siquiera hablar con nadie 🤵🏼 y pues entre en pánico sobre todo porque todo fue muy rápido, mi salida fue… el ghosting. Aunque después de un tiempo hablamos ya no fue lo mismo y ese arroz no se coció nunca.

El rubio de ojos azules

Dicen que de la vista nace el amor y sí, tienen un poco de razón, pero lamentablemente eso no es todo, este date fue como un match en la vida real que después se convirtió en una de las decepciones más grandes del año, alguien que no tuvo nada extra que ofrecer, solamente selfies bonitas y un cara que llamaba la atención, lo demás fue historia. 🤷🏼‍♂️

Seguramente yo soy el peor date de otros mas así que tenemos un balance en el universo, aun con eso, seguiré buscando el amor aunque sea en el lugar menos indicado.

A.

Leave a Reply