Barbudo polar

La importancia de cuidar tu corazón, gordito.

Cualquier diferencia física en cualquier persona puede ser un motivo de pena, discusión o de burla. Cuando eres gordo es constante que otras personas utilicen esa característica como algo ofensivo y humillante. En cuestiones del amor también puede ser algo latente, si bien es cierto que los obstáculos de la vida  te hacen más fuerte, pero también podrían ser una invitación a cuidar tu corazón y en general estar alerta de a quién se lo entregas.

Quise hacer este texto porque la experiencia me ha llevado a tener mejores prácticas en cuestiones del amor, las decepciones han sido un estandarte para decir sí o no, en el momento preciso. Y sobre todo entender que muchas personas hablan desde sus referencias y sus carencias emocionales. Eso no es una justificación para dejarte abusar o que pisoteen tu autoestima, al contrario, es una razón lo suficientemente fuerte para construirte y para definir lo que tú deseas.

El tema de ser gordo puede ser super importante en las cuestiones de pareja, se necesita una madurez emocional notable para decir «te amo y no me importa si eres gordo o flaco» pero también hay una línea súper delgada en la que estar gordo puede ser un motivo de ofensa o molestia, déjame contarte una historia personal; en años pasados tuve una relación en la que después de un tiempo había una queja constante por mi sobrepeso, el problema fue que conforme pasaron los meses esa queja se convirtió en un motivo de chiste y de ofensa, poco a poco eso se deterioro hasta que dejamos de ser compatibles y yo estaba más y más gordo. En mi interior eso me marco mucho, fue uno de los detonantes que me llevo a decir ¡basta!, pero también fue algo que me hizo reflexionar, después de ese cierre me obsesioné con hacer ejercicio, baje de peso y talla (imagínate como estaba) pero conforme más adelgazaba esa inseguridad seguía ahí. En terapia descubrí que el problema no fue estar gordo, sino permitir que la insolencia de alguien afectara y dañara mi estado emocional. Creo que no importa que hubiera reducido 30 kilos, sino me confrontaba iba a seguir sintiéndome miserable por todas esas palabras que marcaron mi vida.

Como te decía, se necesita mucha madurez emocional también para decir «soy gordo pero ese no es un obstáculo para ser amado, porque también tengo muchas otras virtudes que me complementan» la pregunta constante es ¿sabes qué otras virtudes te complementan? Tal vez sea momento de que te eches un clavado en tu interior para hacer ese inventario de virtudes.

Quiero ser muy puntual en algo, esto no quiere decir que te conformes a que ser gordo es un motivo para descuidarte, si realmente es algo que te genera un conflicto mucho más fuerte, soy sumamente pro de que hagas una dieta; una rutina de ejercicio intensa y te pongas metas para adelgazar, pero si no trabajas en lo que hay dentro de ti, probablemente llegarás a tu meta de kilos menos pero tu rebote de emociones será mayor: No dejes que eso te suceda, empieza por ti, por tu interior y por cuidar tu corazón.

Me cuentas como te va con eso en los comentarios.

A.

La foto destacada pertenece a: ROSSISSIMO 78

Leave a Reply