Un chico en la ciudad

El San Valentín del adiós

Esta semana estuve escuchando una rola que me gustó mucho, es de un disco al que no le había puesto atención, el disco se llama Expectations y es de Bebe Rexha, noté que tenía muchas rolas sonando como «online» pero ninguna me atrapaba, hasta que pensé en darle un oportunidad al disco completo; finalmente le puse play un día antes del 14 de febrero estaba solo en la sala de mi casa y algo nervioso por recibir ese día solo, bueno no solo, digamos que soltero. Al mismo tiempo estaba charlando con alguien que recién estoy conociendo, eso después se los platicaré. El caso es que esta semana estuvo muy movida porque tomé decisiones importantes y me enfrente a la realidad un poco obligado por la mercadotecnia.

Había llegado febrero y estaba soltero, y estaba soltero porque ninguno de los pelmazos con los que salía se había decidido a quererme bien y porque de alguna manera yo estuve aceptando recibir sus «migajas de amor» aunque me fastidia es apalabra, es fea porque es como las sobras. Pero así era… dafuckkkk, estaba cansado, MUY. Un poco harto también. Todo en mi vida se está acomodando, estoy teniendo éxito y me siento feliz con los resultados del blog; me estoy enfocando, estoy trabajando en mí, regrese a terapia. ¿Qué más necesito? Sí, eso, alguien para compartirle y para «coshar», pero alguien que me quiera bien, no estupideces.

Constantemente me cuestiono por qué si soy tan cool, estoy soltero, a veces bromeo con «es que soy demasiado fabuloso» y pues eso me da ánimos, pero sigo queriendo descubrirlo. Recientemente me hice a la idea de que es porque estoy preparándome para lo mejor y mientras eso llega necesito estar en paz conmigo y aprender a conocerme. Volviendo al tema de los pelmazos y la canción que escuche; se llama Knees, tiene varios versos muy bonitos, uno de ellos dice…

“If I’m not all you need Then just set me free
I’m down on my knees, tonight”

Literal le está pidiendo al dude con el que está que la deje libre, se lo ruega… Me cayo el veinte de algo bien cañón. ¿Cuántas veces le dejo esa responsabilidad al otro cuando en realidad yo puedo liberarme? Si bien la canción es en un sentido retórico pero que cierto, de inmediato pensé en mis amores recientes, estoy ahí porque es lo que hay, pero además porque también estoy pensando que eso es lo que me merezco cuando en realidad no es eso lo que quiero y tampoco pongo límites, entonces si no estoy soltando eso ¿cómo puedo esperar recibir lo mejor?

Les puse nombre y cara, sí. Y entonces después de pensarlo (btw, no mucho) decidí SOLTAR. Me daba miedo pasar el 14 de febrero solo y me hacía sentir cómodo saber que tenía algo, aunque sea mínimo pero ahí estaba sólo en la sala de mi casa a media noche, escuchando ese disco y llorando porque no tenía nada, es eso, no había NADA. En otras ocasiones es probable que corriera a mandar un mensaje o a buscar alguno de estos dates pero finalmente era volver al ese circulo vicioso del que quiero salir.

No, esta vez no. Me quede ahí, hasta la canción 13; Pillow, el video muestra a Bebe animada recostada llorando mientras se escucha la canción, ese era yo. Veía la pantalla y me sentía tan identificado que… bueno era yo.

¿Entonces qué? No fue el fin, resultó que pasé un 14 de febrero bello, sí estaba irritado pero era más por el enojo de tomar decisiones que por otra cosa, pero ¿sabes? Me sentía tan liberado y lo mejor de todo no fue necesario el drama, esta vez no. Con miedo por seguir mi vida y con la idea de que esta vez estaba haciendo lo correcto, simplemente fui libre.

Cuando sueltas aparece la magia, porque casi de inmediato, el mundo me mostró la luz, una nueva luz, algo que no había notado. Lo que estaba buscando era el viejo yo, el que tenía mucho más amor para dar y el que siempre es amable sin la barrera de ser odioso, ese día retomé el nuevo yo, que era el chico lindo de siempre.

Xo.
A.

Leave a Reply